Regulación y transparencia

La transparencia en la regulación de las redes eléctricas es un derecho democrático de los ciudadanos y consumidores responsables, y una infraestructura de red transparente es vital para el éxito de una transición energética eficiente. La industria energética necesita una transición acompañada de transparencia.

La transparencia gubernamental es un aspecto central de una democracia constitucional. El acceso de los ciudadanos a la información sobre las actividades del Estado es vital para la autodeterminación democrática. La expansión de la comunicación electrónica ha reforzado una tendencia en la sociedad hacia una mayor transparencia, mientras que la mentalidad y el comportamiento autoritarios están en retroceso.

La regulación de las redes eléctricas es una excepción. Sigue siendo, en gran medida, intransparente. Como consumidores, los ciudadanos deben pagar tarifas de red que son difíciles de comprender. Además, la falta de datos dificulta los estudios científicos, que son vitales para un debate amplio y público, que forma parte del proceso de elaboración de políticas energéticas.

No sólo los reguladores estatales, sino también los operadores de redes que regulan, se enfrentan a exigencias de transparencia. A la luz de la Energiewende, los usuarios de la red (productores, distribuidores, consumidores y otros proveedores de servicios) necesitan cada vez más datos fiables y fácilmente disponibles para un uso seguro y flexible de la red.

La ampliación de la red, sus costes asociados y las nuevas demandas de infraestructura hacen de la transparencia, especialmente en este ámbito, una condición central para el éxito de la Energiewende. Por lo tanto, estamos estudiando la manera de que el negocio de la energía sea más transparente.

Contacto

Todo el contenido

Manténgase en contacto. ¡Suscríbase a nuestro Newsletter!

]>