Protección climática

Eliminar el carbón de forma socialmente aceptable es crucial para que la Energiewende sea un éxito y para cumplir los objetivos de 2020 y 2030 en materia de protección climática

En 2014, más de una cuarta parte de la producción alemana de electricidad se basaba en energías renovables (FER). Al mismo tiempo, el sistema eléctrico alemán emite aún más CO2 que en los últimos años. De hecho, las emisiones de dióxido de carbono aumentaron en 2012 y 2013, impulsadas por los bajos precios del carbono del RCCDE y el bajo costo de la generación de electricidad a partir del lignito.

El efecto sigue principios económicos simples: La producción de electricidad a partir de carbón y, en particular, de lignito se caracteriza por unos costos marginales significativamente inferiores a los de la electricidad a base de gas. La situación se ha agravado en los últimos años debido a la caída de los costos del carbón en el mercado mundial y a un precio permanentemente bajo de los certificados de CO2. Además, el descenso constante de los precios mayoristas de la energía llevó a un aumento de las exportaciones de electricidad de Alemania y, en consecuencia, a un aumento de las emisiones de CO2 en la cuenta climática alemana.

Sin embargo, para que Alemania pueda alcanzar su objetivo de reducción del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero en 2020 con respecto a los niveles de 1990, es indispensable una estrategia encaminada a una reducción gradual de la generación a partir del carbón. Cada vez son más las partes interesadas en el debate sobre el clima que ya no creen que los objetivos de emisión puedan alcanzarse únicamente con el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (RCCDE). Muchos se comprometen a utilizar instrumentos adicionales, en particular para reducir las emisiones de CO2 de las centrales eléctricas de carbón.

La perspectiva a largo plazo es aún más desafiante: De acuerdo con el objetivo de la UE para 2030 de una reducción de al menos un 40%, esto exige que Alemania reduzca sus emisiones de gases de efecto invernadero en aproximadamente un 55% para 2030, lo que implica un cambio masivo de combustible del carbón al gas y a las fuentes de energía renovables.

Para abordar la llamada "Energiewendeparadox", Agora puede colaborar al ayudar a negociar un consenso público sobre cómo eliminar el carbón de una manera socialmente aceptable.

Contacto

Partner

Bild

Proyectos

Últimas noticias

Todo el contenido

Manténgase en contacto. ¡Suscríbase a nuestro Newsletter!

]>