México

En 2015 México inició la reforma integral de su sector energético con la aprobación de la Ley de Transición Energética. Hasta ahora, la implementación de la ley por parte del gobierno mexicano había sido robusta. Un objetivo clave de la ley es aumentar significativamente la participación de las energías renovables en la combinación de fuentes de energía. El gobierno mexicano pretende generar el 35% de la electricidad a partir de "fuentes limpias" para 2024 (un 20% más que en 2016). Este es un objetivo ambicioso, en parte porque México, con más de 120 millones de habitantes y un fuerte crecimiento demográfico, sigue enfrentando una creciente demanda de energía.

La transformación del sector energético está siendo apoyada con varios instrumentos de política, incluyendo certificados de energía limpia (CELs) y subastas competitivas para subsidios de energía renovable. La experiencia hasta la fecha indica que la energía solar y eólica constituirán los pilares fundamentales de la transformación.

Sin embargo, el gobierno actual está redirigiendo la política energética hacia los combustibles fósiles para contrarrestar los potenciales efectos sistémicos de la energía eólica y solar. Mientras que soluciones alternativas, como la integración en la red, la eficiencia energética y la gestión de la demanda, no se están considerado seriamente.

En este contexto, Agora Energiewende asesora a la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) que apoya al gobierno mexicano en temas de transformación energética. Agora Energiewende también apoya la "Iniciativa Climática de México" (ICM), un pensamiento de agradecimiento que está activo en la configuración de la transición energética mexicana.

Todo el contenido

Manténgase en contacto. ¡Suscríbase a nuestro Newsletter!

]>